Las visiones más apocalípticas para la Ciudad de México planteaban que para el año 2010 ya no habría agua, por lo que la emigración, al menos descentralización, era algo inminente. Sin embargo, la correcta gestión del agua y las actualizaciones al sistema que nos provee líquido, le han dado un sustento casi milagroso a la distribución de agua en la capital.

El Sistema Cutzamala dota de presión y cuatro litros de agua de cada 10 que se consumen en la Ciudad de México. El origen de este sistema podría ubicarse en la época posrevolucionaria. En su primera etapa, se trajo agua del río Lerma al centro de la ciudad. Una segunda etapa la ubicamos en 1976, cuando se comenzó el bombeo de agua desde Valle de Bravo.

Actualmente, el sistema cuenta con siete presas y seis plantas de bombeo para subir agua a un valle que en su punto más alto está a dos mil 700 metros de altura. Cutzamala consume dos mil 300 millones de kilowatts cada hora, el equivalente a todo el consumo de la ciudad de Puebla.

Pues este impresionante sistema se detendrá al cien por ciento por primera vez en su historia para la realización de una de las obras de mantenimiento más importantes que se tenga memoria. Ramón Aguirre, director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, me dijo en entrevista que el Sistema Cutzamala ha presentado fallas desde 2012 y que la Comisión Nacional del Agua ha trabajado en la construcción de una tercera línea de abastecimiento, así como en su reforzamiento; en esta ocasión se colocarán dos tramos de tubería para esa tercera línea.

La tarea representa una suspensión total del servicio a partir del miércoles 31 de octubre y desde el domingo 4 de noviembre empezará un periodo de normalización del servicio que podría extenderse por tres días más. Hablamos de casi una semana con bajo o nulo suministro de agua lo que nos obligará a resguardar agua y hacer un uso muy cuidadoso del recurso. Se recomienda no lavar trastes, espaciar el baño a cada tercer día y sin regadera; no lavar ropa, ni autos, ni hacer el riego de jardineras.

Aunque parezca exagerado, no lo es. No habrá posibilidad de dotar agua a través de pipas, ya que se necesitarían al menos 15 mil, y sólo existen 600 que estarán dedicadas al transporte de agua para hospitales, escuelas y reclusorios.

Ramón Aguirre asegura que la única solución en esos días es resguardar agua en casa y cuidarla al extremo. Más que una molestia, el corte de agua que se anuncia será una experiencia aleccionadora que nos hará reflexionar sobre la vulnerabilidad de la Ciudad de México.

Fuente: Heraldo de Mexico

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

15 ALIMENTOS PARA TU CORAZÓN QUE DEBES COMENZAR A COMER ¿Consideras que tu dieta diaria es saludable y nutritiva? Si al responder dudaste por un momento, estamos seguros que necesitas cambiar tus hábitos al...
BUSCAN SOLUCIONES EN INFRAESTRUCTURA Y ABASTECIMIENTO DE AGUA PARA LA ... En las comisiones del Congreso de la Ciudad de México, se tocaron temas del abuso de desarrollo inmobiliario y el problema de fugas del líquido ...
UNAM CREA GALLETA ANTIPARASITARIA Para la creación de este producto, María Eugenia Cervantes Valencia realizó su investigación de maestría y doctorado durante seis años La UNA...
7 DE CADA 10 EN CDMX, CON DAÑO EMOCIONAL TRAS 19-S El sismo registrado hace un año parece haber dejado más daños psicológico-emocionales que físicos a los capitalinos, según revela una encuesta de El F...
MUJERES CON OBESIDAD SUFREN DISCRIMINACIÓN LABORAL Las féminas que están pasadas de peso son llamadas menos a una entrevista de trabajo y también sufren un estancamiento o caída en sus percepciones. ...
ELIMINAN VIH EN 6 PACIENTES USANDO CÉLULAS MADRE Un grupo de científicos españoles logró, mediante el trasplante de células madre provenientes de cordón umbilical y médula ósea, eliminar el virus en ...

Deja un comentario