PÉNDULO POLÍTICO 41

POR: EMILIANO MATEO CARRILLO CARRASCO

Las  etapas de una nación  con sus circunstancias desde  las traiciones y asesinatos por el poder en el siglo  XX, de un movimiento revolucionario  a la búsqueda del desarrollo  del bienestar común. La etapa de transición de  paz y de justicia social  en la nación mexicana de  hombres y mujeres   de las distintas regiones  del país, dio como resultado  el pacto social. La situación política de las personas a sus derechos se establecen en la constitución y su representación sujeta a sistema de partidos políticos  articulo 35 fraques II, 40 y 41, y la voluntad del pueblo sujeta a la democracia artículo 39 dogma, que desde su promulgación el 5 de febrero  de 1917, no se ha modificado. Donde la democracia representativa es sustituida por un sistema a de partidos políticos que controlan el poder público  de la nación…

 El  desarrollo ha conducido a una escisión dentro  esa heterogeneidad regional pero con un objetivos por  México. La etapa del cobijo  del presidente lázaro Cárdenas a emigrantes  de la península ibérica y del  Líbano, etc., donde esta etapa permitió la transculturación de  los mexicanos, un gran segmento se incorpora a las laborares académicas, comerciales  y otras burocráticas, las generaciones  venideras a una solidaridad por México, otros el medio de enriquecerse  a nombre del pueblo mexicano.Algunos nacionalistas  y amantes de nuestra nación  han permanecido fieles a la Ilustración, al proyecto nación de justicia social, y siguen identificándose con la causa de desarrollo integral a su entorno que por siglos ha sido la pobreza y la desigualdad social.

La antigua lucha entre  la religión, instrumento de culturización  y de fe a nombre del cristianismo  y el otro aspecto el conocimiento, entre la razón y la sinrazón, como una lucha que aún pervive y ha tomado ahora la forma de una lucha entre la razón y todas aquellas fuerzas que, dentro de la cultura, conciben a la verdad como una cosa que se encuentra más que una cosa que se halla. La ciencia como la actividad humana paradigmática, e insisten en que la ciencia natural descubre la verdad” UN DERECHO NATURAL “, no la hace. Estiman que «hacer la verdad» es una expresión meramente metafórica y que induce a error. Conciben a  la política y al arte como esferas en las que la noción de «verdad» está fuera de lugar.

El mundo tal como lo describen las ciencias físicas no nos enseña ninguna lección moral, no nos proporciona ningún consuelo espiritual, han llegado a la conclusión de que la ciencia no es más  que la sirvienta de la tecnología. Estos  entes  se han alineado con los utopistas políticos y con los artistas innovadores.  La identidad es derecho, que abre la puerta a los demás derechos, educación, salud, vivienda, seguridad. Voto útil de las masas en rebeldía.  Que dio como resultado  del nacimiento  de Morena  del agravio social, al vicio del poder sin sensibilidad, soberbia y exclusión de una clase de elite política enquistad, la migración de la nueva esperanza  social, ante un sistema de partidos obsoleto  y mafioso. La vida hay retos y esperanzas por cada región o municipio donde el sentido común de la población busca calidad de vida, prosperidad y que se tengan oportunidades de trabajo y estudio, esta solución la tenemos todos con un voto de las masas solidarias por una esperanza diferente o una sumisión del sistema bifronte que ha producido mayor desigualdad social y los beneficios solo una elite de poder público encaminado en acciones de comercio, impunidad y corrupción. Mientras  que los nacionalistas de identidad  y amor a la tierra  contraponen «el riguroso hecho científico y lo material  en un segundo término de acumulación de recursos  capitales » a lo «subjetivo» o a la «metáfora», los de la segunda especie ven a la ciencia como una actividad humana   más, y no como el lugar en el cual los seres humanos se topan con una realidad «rigurosa», no humana.   De acuerdo con esta forma de ver, los grandes científicos inventan descripciones del mundo que son   útiles para predecir y controlar los acontecimientos, igual que los poetas y los pensadores políticos inventan otras descripciones del mundo con vistas a otros fines. Pero en ningún sentido constituye alguna de esas descripciones una representación exacta de cómo es el mundo en sí mismo.

La fuerza del idealismo alemán: el idealismo alemán constituyó un compromiso efímero e insatisfactorio. Porque en su rechazo de la idea de que la verdad está «ahí afuera» Kant y Hegel se quedaron a mitad de camino. Estaban dispuestos a ver el mundo de la ciencia empírica como un mundo hecho: a ver la materia como algo construido por la mente o como consistente en una mente que no era lo bastante consciente de su propio carácter mental. Pero continuaron entendiendo la mente, el espíritu, las profundidades del yo humano, como una cosa que poseía la naturaleza intrínseca: una naturaleza que podía ser conocida por medio de una súper ciencia no empírica denominada filosofía. Ello quería decir que sólo la mitad de la verdad –la mitad inferior, científica– era una verdad hecha. La verdad más elevada, la verdad referente a la mente, el ámbito de la filosofía, era aún objeto de descubrimiento, y no de creación.

El mundo está ahí afuera <de desigualdad social, pobreza e injusticia >, pero las descripciones del mundo no. Sólo las descripciones del mundo pueden ser verdaderas o falsas. El mundo de por sí –sin el auxilio de las actividades descriptivas de los seres humanos– no puede serlo.

La idea de que la verdad, lo mismo que el mundo, está ahí afuera es legado de una época en la cual se   veía al mundo como la creación de un ser que tenía un lenguaje propio.

Si desistimos del intento de dar sentido a la idea de tal lenguaje no humano, no incurriremos en la tentación de confundir la trivialidad de que el mundo puede hacer que tengamos razón al creer que una proposición es verdadera, con la  afinación de que el mundo, por su propia iniciativa, se descompone en trozos, con la forma de proposiciones, llamados «hechos».  Por ejemplo  el concepto de capital y capitalismo, uno para la producción  humana de consumo, y la otra la explotación humana  del capital, o sea la fuerza laboral increpada a intenses  de entes de oligarquías y de imponer formas de producción en base a la fuerza humana masiva. El neoliberalismo comenzó antes y ha enfrentado mayores resistencias. Es una práctica reaccionaria, un pensamiento conservador y un modelo de acumulación basado en agresiones a los trabajadores, en un marco de mayor internacionalización del capital. La aplicación del esquema neoclásico acentuó los desequilibrios financieros, cambiarios y productivos tradicionales y repitió los socorros estatales a los capitalistas a costa del erario público.

A diferencia de otras regiones el neoliberalismo latinoamericano quedó afectado por el impacto de las sublevaciones populares. Mantiene el programa derechista, pero redujo su triunfalismo, atenuó sus ambiciones y acepta cierta. Pero si uno se adhiere a la noción de hechos auto subsistentes, es fácil empezar a escribir con mayúscula la palabra «verdad » y a tratarla como algo que se identifica con Dios o con el mundo como proyecto de Dios. Entonces uno dirá, por ejemplo, que la Verdad es grande, y que triunfará. Richard Rorty Contingencia, ironía y solidaridad.  https://youtu.be/hB7MCC2syWw vía @YouTube.

Fuente: Imagen Política de México y del Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *